Pl. los Belgas, 11, local, 28400 Collado Villalba, Madrid

Contacta con nosotros: 91.828.71.32 - 697982344

CONDUCCIÓN TEMERARIA

DELITO DE CONDUCCIÓN TEMERARIA

El artículo 380 del Código penal castiga a quien condujere un vehículo a motor o un ciclomotor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas, Los requisitos del delito de conducción temeraria son los siguientes:

El delito requiere una conducción temeraria, es decir, con inobservancia de las más elementales normas reguladoras del tráfico de vehículos.

Además esa situación debe ser manifiesta, es decir patente, fácilmente apreciable por un tercero que la presenciase.

EXCESO DE VELOCIDAD

El delito de conducción con exceso de velocidad.

El Capítulo IV del Código penal trata de los delitos contra la seguridad vial.

El primer artículo el 379 dice:

» El que condujere un vehículo a motor o un ciclomotor  a velocidad superior  en sesenta kilómetros por hora en vía urbana  o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente,»

Contiene un supuesto específico de conducción temeraria vinculado al exceso de velocidad.

De este modo se ofrece un concepto estrictamente penal, dando lugar a una infracción penal diferenciada de la infracción administrativa por criterios cuantitativos.

El exceso en más de 60 km/ h en vías urbanas y el exceso en 80 km/h en vías interurbanas a las fijadas reglamentariamente es constitutivo de delito.

Estos límites deben ser interpretados conforme a la expresión «reglamentaria mente» , es decir, tanto en relación a las limitaciones atinentes a la vía como a las relativas al tipo de vehículo y conductor.

El delito es de los llamados de peligro abstracto o algunos lo llaman de peligro presunto, pues basta comprobar el exceso de velocidad para que la conducta aparezca, siempre y en todo caso, como punible, de modo que la consumación del delito no requiere demostrar la puesta en peligro concreto de personas o cosas, ni mucho menos la causación de resultados lesivos para personas o bienes.

Pero con esta conducta no se agotan los supuestos de temeridad por exceso de velocidad ni tampoco el propio concepto de temeridad.

Es decir, en otros preceptos penales, que veremos, se castigan como conducción temeraria excesos menores de velocidad en ciertas circunstancias y con determinadas condiciones, y desde luego existen otras hipótesis de temeridad no vinculadas al exceso de velocidad.

Las penas con las que se castiga son la de prisión de tres a seis meses o bien, alternativamente, la de multa de seis a doce meses (cada día del mes a razón de una cuota de dos euros a cuatrocientos euros según la capacidad económica del condenado –artículo 50.4 del Código Penal-) y trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, además, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

PENA POR CONDUCCIÓN TEMERARIA

El delito de conducción temeraria en España está regulado en el artículo 380 del Código Penal y se castiga con penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.
Se considera conducción temeraria aquella que pone en riesgo la vida o la integridad física de las personas, ya sea por exceso de velocidad, por realizar maniobras peligrosas o por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas.
La pena se agrava en caso de que la conducción temeraria haya ocasionado lesiones graves o la muerte de alguna persona, en cuyo caso se impondrán penas de prisión de dos a cuatro años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a seis y hasta diez años.

Somos abogados penalistas especializados en delito de conducción temeraria. Podemos ayudarle, contacte con nosotros de forma gratuita.

Se requiere también que se ponga en concreto peligro la vida o la integridad de las personas.

Esto es así porque el delito no es de peligro abstracto sino de los llamados de peligro concreto, que exigen, pues, que el riesgo para el bien jurídico protegido no sea lejano o posible, sino que haya sido probable, cercano y concreto por haber afectado a personas concretas que se haya puesto en riesgo por la conducta del autor.

La reforma operada en marzo de 2019 agrava las penas según la gravedad de la conducta o el resultado.

Esto, claro está, limita su aplicación pues cuando la conducción es temeraria y manifiesta, pero no haya existido ese peligro concreto (por ejemplo en una vía en que la que no hubiese más usuarios como conductores o peatones)

La conducta será relevante como conducción temeraria para el derecho administrativo sancionador, es decir, podría haberse cometido la infracción administrativa prevista y castigada en los artículos 65 y 67 del Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a motor y Seguridad Vial, pero no se habría cometido este delito.

JUICIO RÁPIDO POR CONDUCCIÓN TEMERARIA

Se han de dar dos elementos para que aparezca este tipo delictivo que son:

la temeridad manifiesta y el peligro concreto para la vida o integridad física.
Incurre en temeridad manifiesta quien conduce un vehículo a motor o ciclomotor con notable desprecio a las vidas humanas.

Se trata de la infracción más grave de cuantas existen contra la seguridad del trafico, sin embargo la temeridad manifiesta dependiendo del «grado» de temeridad puede ser una sanción administrativa o un delito por el que puede enjuiciarse por juicio rápido, al igual que ocurre en los casos de conducir bajo los efectos del alcohol, que dependiendo de la cantidad de alcohol el hecho es mas o menús grave .
Pero ahora, en el caso de la conducción temeraria nos encontramos con que no hay ningún aparato para medir cuanto de grave fue la temeridad por lo que habrá que estar a lo establecido por la jurisprudencia que habla de que la temeridad es manifiesta cuando así lo es de firma notoria o evidente pata un ciudadano medio y además crea un peligro efectivo, constatable para la vida o integridad física de personas concretas( entre las que no se incluye el conductor) es muy ilustrativa la Sentencia 552/2002 del Tribunal Supremo

¿Cómo define la jurisprudencia del tribunal Supremo la Conducción temeraria?:https://abogadomartin.es/delito-seguridad-vial/

Call Now Buttonllama ahora 918287132
× CONSULTA GRATUITA