Juicio por alcoholemia

JUICIO POR ALCOHOLEMIA

El juicio por alcoholemia o conducir bajo los efectos del alcohol es el juicio que con más frecuencia se da en España,

pues si nos fijamos en el número de condenas por este motivo a lo largo de los últimos años, podemos extraer esta conclusión:

comparativo delitos seguridad vial

Casi un tercio de todos los delitos cometidos en España en el año 2016 lo fueron contra la seguridad vial, que en su mayor parte se trata de alcoholemias.

 Sin embargo aunque sea tan elevado el número de condenas por conducir bajo los efectos del alcohol, en la mayoría de las ocasiones el procedimiento finaliza por conformidad con una condena determinada en un juicio rápido

precio de juicio rápido por alcoholemia

Abogado para juicio rápido por alcoholemia

Ya sea como juicio rápido (ante el juzgado de instrucción) o como procedimiento abreviado (ante el juzgado de lo penal) es obligatorio comparecer con abogado penalista

JUICIO RÁPIDO POR ALCOHOLEMIA

El momento que estamos conduciendo un vehículo a motor y somos sorprendidos,  en este caso en un control de alcoholemia y damos las tasas superiores en ese caso las permitidas.

La policía en este caso, si  considera que nos encontramos bajo la influencia bebidas alcohólicas,  es entonces cuando la propia policía municipal o la Guardia Civil da traslado al juzgado de guardia.

Es entonces cuando se celebran los conocidos  como juicios rápidos.

El juicio rápido es la posibilidad que se nos está dando para reconocer los hechos, en ese sentido,  una vez que reconocemos los hechos nos beneficiamos de la reducción de un tercio de la posible condena.

JUICIO POR ALCOHOLEMIA EN CONTROL PREVENTIVO

Es el mayor número de casos que se dan. Los denominados controles preventivos en los que, preferiblemente durante el fin de semana, se control-de-alcoholemia-de-la-guardia-civilorganizan controles en las carreteras (por la Guardia Civil) o calles (por la Policía Local), ya sea en vías secundarias autopistas o autovías, el control en las autovías sólo se puede hacer por la noche y siempre que en ese tramos exista una vía se servicio, se va dirigiendo el tráfico hacia los carriles de la derecha hasta que se sale de la autovía y es allí dónde se encuentra este control.

Normalmente en estos casos, si se da positivo en el test, no habrá detención.

Eso si, el vehículo quedará inmovilizado hasta que lo conduzca una persona que no haya consumido alcohol o drogas.

Se le entregará al conductor un señalamiento para comparecer a un juicio rápido.

Los agentes, además de aportar con el atestado los resultados de la prueba de alcohol, lo rellenarán expresando los síntomas que han detectado en el conductor.

Recordemos que será condenado siempre  aquel que supere los 0,60 ml en aire expirado o que encuentre alteradas sus condiciones, y esto se establece por lo que recojan los agentes (han existido unas pocas excepciones en que los jueces atienden más al espíritu de la ley que a la última tendencia de condenar casi en cualquier caso)

JUICIO POR * ALCOLEMIA TRAS OBSERVAR LOS AGENTES LA CONDUCCIÓN

No es infrecuente que la denuncia la interpongan miembros de la Policía ya sea local o nacional, o de la Guardia Civil, en cuyo atestado manifiestan los agentes que tras ver un vehículo circulando haciendo “eses” o cambiándose de carril,  o con acelerones y frenazos sin motivo, o quedarse dormido en un semáforo (los casos son muy variados).

En estos casos, los agentes le dan el alto al vehículo en cuestión y tras percibir en su conductor que podría estar afectado por el consumo de alcohol, dan aviso para que acuda un vehículo provisto de etilómetro (el de marca Drager está homologado y es el que se utiliza)

JUICIO POR ALCOHOLEMIA EN ACCIDENTE CON DAÑOS

Tras sufrir un accidente, ya sea sin coche contrario, por salida de la vía y golpear una farola o poste, o lo que es muy habitual en estos casos; una rotonda, en muchas ocasiones el vehículo no se puede mover y no tarda en aparecer un vehículo de la Policía.

alcoholemia-con-danos

En los casos en que hay un coche contrario, aunque el vehículo se pueda mover, será el conductor del otro coche, el que o bien intente que no se abandone el lugar, o podrá tomar los datos de la matrícula para avisar a la Policía y que den el alto al vehículo que ha huido del lugar del accidente.

JUICIO ALCOHOLEMIA EN ACCIDENTE CON LESIONADOS

alcoholemia-con-lesionEn este caso casi siempre también suceden daños (pues aunque se trate de un atropello, el vehículo del conductor resunta dañado) pero no los incluimos aquí pues ya se han mencionado.

Se deberá evaluar las lesiones y o posibles secuelas que se le producen a las víctimas.

Con la última reforma del año 2015, existe un perito principal, que será el médico de la compañía aseguradora y una vez emitido informe y valoración, pasará a la valoración del médico Forense del Juzgado.

Realmente esto quita trabajo en los juzgados, pero que quien lleve a cabo el seguimiento de las lesiones sea un médico de parte, como lo es el de la compañía de seguros, resulta extraño y da poca seguridad.

CUANTO TARDA UN JUICIO POR ALCOHOLEMIA

Dependerá de si el juicio por alcoholemia lo  es sin daños y/o lesionados.

Si no existe nada de esto, se podrá  llevar a cabo por el denominado juicio rápido, en cuyo procedimiento de establece:

 El juez de guardia hace señalamiento para juicio oral en los 15 días siguientes.

El juicio oral se celebrará en el día señalado ante el juez de lo Penal. En el caso de que no se pueda celebrar el día señalado o cuando no concluya en un sólo acto, se celebrará o continuará en un máximo de 15 días”

Si han existido daños o lesiones, primero se deben valorar sus cuantías, para lo cual se deberá transformar en Procedimiento Abreviado, por lo que los plazos se podrán alargar considerablemente.

Sin embargo una vez cuantificados los daños o lesiones se puede volver a transformar en enjuiciamiento rápido. (si bien algunos juzgados no lo admiten, por ejemplo en Coslada)

Si no se desarrolla por juicio rápido, el tiempo es difícilmente calculable, rondando en Madrid entre los seis y doce meses.

TIPOS DE SANCIONES

Las sanciones que se imponen por conducir bajo los efectos del alcohol pueden ser de dos tipos:

En primer lugar,  la más graves,  las sanciones penales la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas y otras drogas está castigada  penalmente por el mero hecho de que la tasa de alcohol en aire espirado supere los 0,60 mg equivalente a 1,2 gramos por litro en sangre y ellos se haya producido un accidente o no.

Al tratarse no lo olvidemos de un delito castigado por el Código Penal el conductor se ve sometido a un juicio de un juez obligatoriamente por un abogado y procurador.

En estos casos el conductor puede ser castigado si es condenado en el correspondiente juicio celebrado por un juzgado de lo penal a una pena de privación del derecho a conducir de 1 hasta 4 años.

Además de una multa económica y unos trabajos en beneficio de la comunidad.

Este delito puede añadirse a la Comisión de otras infracciones si el conductor se ve implicado en un accidente de circulación tales como lesiones delito de homicidio involuntario delito de daños etcétera.

También el conductor puede  obligado a pagar la responsabilidad civil si el asunto se tramita por la vía del juicio rápido y sin conductor se declara culpable ante el Juzgado de Instrucción podrá beneficiarse de una ventaja verdaderamente importante que es la rebaja en un tercio de la pena,  por ello es habitual que en casos evidentes, previa conformidad con el fiscal,  el conductor sea sancionado con la pena rebajada es decir la privación del derecho a conducir durante 8 meses más una multa económica.

Por otro lado y en un campo totalmente distinto;  si los agentes de tráfico deciden no trasladar el asunto a la vía penal, que hemos comentado,  es posible que formulen una denuncia en vía administrativa.

En este caso la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas puede ser sancionada con multa de hasta 600 € y además con la suspensión del permiso de conducir,  por un período de hasta seis meses.

FRECUENCIA

Uno de los delitos que con más  frecuencia se ven en los juzgados encausados a través de lo que denominamos Juicio Rápido.

El juicio rápido por alcoholemia, podemos decir que ha evolucionado bastante en los últimos años.

Así si antiguamente se dirigían muchos esfuerzos en el sentido de  demostrar que el aparato que hace las mediciones de aire expirado,  no es o puede no ser infalible.

En la actualidad, podemos decir que es materia común en los juzgados que el etilómetro Draher E 7110 (que es el más común) es infalible. Por  lo que directamente contra el aparato es casi inútil pedir certificaciones y demás de cara al juicio por alcoholemia.  Entre las causas es que ya nos aparece en el atestado la fecha de la última inspección y si no se a pasado algo por alto en el atestado policial, como adjuntar los dos tikects o similar, poco vamos a poder hacer.

Además los clientes, suelen afirmar a los abogados que “nadie vio nada” y cuando se lee el atestado policial, se suele encontrar relatos como:

…encontrándonos de patrulla en la calle TAL vimos pasar al vehículo, conducido sin duda por FULANITO,   iba haciendo zig zag por toda la calle TAL y siguió por las calles TAL, TAL, TAL y TAL,  parecía que chocaría en cualquier momento (esto cuando no hay accidente) por lo que procedimos a detenerlo, al bajarse FULANITO mostraba desorientación, habla pastosa, pérdida de reflejos, camonar con dificultad…”

Por lo que en muchos casos en el juicio por alcoholemia, sin duda la mejor opción es la conformidad con el Fiscal; Tengamos en cuenta que la pena que se establece para aquel que supere los 0,60 ml.  en aire, es “no menos de un año” y hasta cuatro ,por lo que el poder acceder a una privación del permiso de conducir por un tiempo de “solo” ocho meses es para tener en cuenta.

Lo que ahora afirmo es una visión completamente personal, sin ningún estudio que lo avale, pero como digo, en mi opinión, es un tipo de delito que los jueces sentencian sin problemas, esto es que no se andan con demasiados miramientos a la hora de condenar, donde la declaración de los agentes o simplemente el contenido de los atestado tienen un peso casi demoledor a la hora de la decisión de sus señorías.

Tengo compañeros que tras “pelear” un asunto de alcoholemia, que no tenía opciones muy claros de ganar, arrepentirse  y decir que “nunca más” se enfrentarían al ministerio fiscal en este tipo de delitos si no tienen muy claro que existen posibilidades de éxito, para ello debe haber alguna irregularidad o error en el atestado o los tickets del etilómetro.

En la conducción bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, la influencia en la conducción debe demostrarse.

En el juicio rápido por alcoholemia el juez observará que comportamiento tuvo el conductor en el momento de someterse a la prueba y en la conducción que ejercía inmediatamente anterior.

Si realizó maniobras peligrosas, provocó accidentes etc.

Muy interesante es la Sentencia del T.C 319/2006 de 15 de noviembre.

Es delito a partir de los 0,60ml en aire expirado, osea el resultado de la máquina conocida popularmente como alcoholímetro, y se trata de un etilómetro que por lo general es del modelo alcotest Draher E7010.

A partir de 0,25 y hasta los mencionados 0,60 se tratará de una sanción administrativa.

 

El punto del artículo 379 , establece que “en todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire expirado superiror a 0,60 miligramos…” Por lo que nos encontramos, que o bien, a través de pruebas, que suelen ser las testificales de klos policiás actuantes y las documentales (el atestado) se prueba que el conductor circulaba bajo los efectos del alcohol o bien con que la medición del etilómetro o del análisis de dangre en su caso, de positivo, es suficiente.

Muchos compañeros, y algún juez sostenían que se trata de un delito objetivo, esto es, que si el resultado de la prueba no da positivo, el acusado no puede ser condenado, pero en la actualidad, el criterio entre los juzgados se ha unificado en el sentido de no considerar necesario el resultado de más de un 0,60 miligramos en aire expirado para establecer que se conducía bajo los efectos del alcohol.

POR FAVOR, VALORES ESTE ARTÍCULO:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2votaciones: promedio alcanzado: 5,00 de un máximo de 5)
Cargando…

* La palabra “alcolemia” no está correctamente escrita y no aparece en el diccionario de la Real Academia Española.

Si se ha escrito de esta manera es para dar facilidades por si alguien escribe en los buscadores de esta manera, al no conocer su grafía correcta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aviso legal|Política de Cockies|Penalista Martin|mapa del sitio

Calle los Madroños, 2, 28400 Collado Villalba, Madrid

2016 © Jose Martin Despacho de abogados 918 287 132 jose@abogadomartin.com Foto de José Martin
Blasco De Garay 13||Calle Málaga 2|
VISTO EN:
La Sexta Telemadrid y rtrve europa press
abogado garantizado