Estafa

QUÉ ES LA ESTAFA

CONCEPTO O SIGNIFICADO DE ESTAFA

La estafa es definida en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua como la comisión de alguno de los delitos que se caracterizan por el ánimo de lucro como fin y el engaño o abuso de confianza como medio.

Abogados en Madrid para defensa en estafaDe forma mucho más precisa el Código Penal establece en su artículo 248 que cometen estafa los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno.”

DIFERENCIA ENTRE ESTAFA Y APROPIACIÓN INDEBIDA

La estafa es un delito patrimonial que se diferencia de la apropiación indebida porque en ésta el sujeto recibe un bien de la víctima y no le devuelve, mientras que en la estafa se recibe un beneficio patrimonial de la víctima utilizando el engaño y la astucia.

DIFERENCIA ENTRE ESTAFA Y HURTO

Si deferencia del hurto en que en éste el autor se apodera del bien sin utilizar la fuerza pero sin consentimiento del dueño o poseedor mientras que en la estafa se recibe el bien de la víctima, sin empleo de fuerza alguna.

El objeto de la estafa, como delito patrimonial, puede recaer sobre bienes inmuebles, muebles, derechos o servicios y se consuma cuando se produce la disponibilidad de los bienes o derechos por parte del autor del delito.

DELITO DE ESTAFA

Siguiendo la doctrina del Tribunal Supremo (Sentencias Tribunal Supremo de 3 de julio de 1995, 15 de febrero de 1996, 7 de noviembre de 1997,4 de mayo y 17 de noviembre de 1999, entre otras muchas) el delito de estafa se caracteriza por los siguientes elementos:

1°) Un engaño precedente o concurrente, concebido con criterio amplio.

No existe un criterio tasado, ni una lista o un enunciado genérico sobre lo que debe entenderse por engaño dada la ilimitada variedad de supuestos que la vida real ofrece.

De ahí que un tratadista clásico como Von Liszt dijera que “la mente del defraudador es más fértil que la del legislador”.

El engaño es tan importante en la estafa que algunos sostienen que en este delito no sólo se protege el patrimonio sino también la buena fe o las relaciones de confianza que surgen en el tráfico jurídico.

El engaño, tal y como antes se ha expuesto, es lo que caracteriza a la estafa frente a otros delitos de contenido patrimonial.

En el lenguaje ordinario engaño es hacer creer a alguien utilizando palabras o cualquier otro artificio, algo que no es verdad.

El engaño se puede materializar mediante una acción, pero también la omisión, el silencio, la inactividad, pueden ser modos de engaño.

En el ámbito contractual esta posibilidad es muy frecuente y, así, se puede engañar a un contratante ocultándole determina dos datos que, de haber sido conocidos, hubieran conducido a no celebrar el contrato o celebrado con otras condiciones.

Piénsese en la persona que vende un inmueble y omite comunicar las cargas o embargos que pesan sobre él.

La omisión ha sido reconocida por la jurisprudencia como medio apto para engañar.

2°) Dicho engaño ha de ser “bastante”, es decir, suficiente y proporcional para la consecución de los fines propuestos, debiendo de tener adecuada entidad para que en la convivencia social actúe como estímulo eficaz del traspaso patrimonial.

La idoneidad del engaño debe valorarse atendiendo a criterios objetivos y también a criterios más específicos en función de las condiciones personales del sujeto afectado y de todas las circunstancias del caso concreto.

La maniobra engañosa ha de revestir apariencia de realidad y seriedad suficientes para llevar a error a personas de mediana perspicacia y diligencia.

Por otra parte la suficiencia del engaño está en ocasiones vinculada a la adopción de medidas de autoprotección por parte de la víctima.

Si ésta no adopta las medidas de autoprotección ordinarias y no observa una conducta diligente es posible que luego no pueda invocar que ha sido engañada, ya que el engaño debe ser bastante y no lo es para aquella persona que ha actuado de forma irresponsable y no ha adoptado las medidas de protección en cada caso exigibles.

3°) El engaño debe producir un error esencial en el sujeto pasivo desconocedor o con conocimiento deformado e inexacto de la realidad, por causa de la mendacidad, fabulación o artificio del autor del delito, lo que le lleva a actuar bajo una falsa presuposición, a emitir una manifestación de voluntad viciada por la que dispone de su patrimonio en beneficio del autor.

Se trata de un error activo, un error que conduce a actuar de una determinada manera y en perjuicio propio, confiando en las falsas expectativas proporcionadas por el autor del engaño.

4°) A consecuencia del engaño se debe producir un acto de disposición.

Por éste ha de entenderse toda acción u omisión que implique un desplazamiento patrimonial. Ese acto de disposición ha de producir un perjuicio para el disponente, es decir, que el daño patrimonial, debe ser producto de una actuación directa del propio afectado, consecuencia del error experimentado y, en definitiva del engaño.

El perjuicio no es sólo objetivo entendido como diferencia patrimonial entre lo entregado y lo recibido a cambio, sino que puede ser subjetivo (en consideración a la utilidad para el disponente) y así, piénsese en quien recibe mediante engaño una moto que no necesita para nada cuando pretendía recibir un vehículo.

5°) Animo de lucro, como elemento subjetivo del injusto, entendido como propósito por parte del infractor de obtención de una ventaja patrimonial correlativa, aunque no necesariamente equivalente, al perjuicio ocasionado.

6°) Nexo causal o relación de causalidad entre el engaño provocado y el perjuicio experimentado.

El perjuicio patrimonial debe ser consecuencia del engaño. Cuando la estafa se articula a través de un negocio, el engaño debe ser anterior al mismo.

ESTAFA CÓDIGO PENAL

En el artículo 248.1 del Código Penal, tal y como ya se ha expuesto anteriormente, se define la estafa y en los apartados 2 y 3 de ese mismo precepto se castiga como otra modalidad de defraudación la obtención de activos patrimoniales mediante manipulaciones informáticas.

Se castiga también la fabricación, introducción, posesión o la entrega de programas de ordenador específicamente destinados a la comisión de las estafas previstas en este artículo.

En el artículo 249 se dispone que será delito la defraudación superior a los 400 euros y se castiga el delito con pena de prisión se seis meses a tres años.

Añade el precepto que

para la fijación de la pena se tendrá en cuenta el importe de lo defraudado, el quebranto económico causado al perjudicado, las relaciones entre éste y el defraudador, los medios empleados por éste y cuantas otras circunstancias sirvan para valorar la gravedad de la infracción”.

En el artículo 250 se describen una serie de circunstancias que agravan la estafa imponiendo una pena de uno a seis años de prisión y multa de seis a doce meses.

TIPOS DE ESTAFA

Son subtipos agravados para los que no resultan de aplicación las reglas generales de las circunstancias agravantes.

Son figuras autónomas a partir de las cuales se tendrán en cuenta las reglas de aplicación de penas en los supuestos de tentativa y complicidad. Las modalidades de estafa cualificada son las siguientes:

1°) Cuando recaiga sobre cosas de primera necesidad, viviendas u otros bienes de reconocida utilidad social.

2º) Se realice con simulación de pleito o empleo de otro fraude procesal.

3°) Se realice mediante cheque, pagaré, letra de cambio en blanco o negocio cambiario ficticio.

4°) Se perpetre abusando de firma de otro, o sustrayendo, ocultando o inutilizando, en todo o en parte, algún proceso, expediente, protocolo o documento público u oficial de cualquier clase.

5°) Recaiga sobre bienes que integren el patrimonio artístico, histórico, cultural o científico.

6°) Revista especial gravedad, atendiendo al valor de la defraudación, a la entidad del perjuicio ya la situación económica en que deje a la víctima o a su familia.

7º) Se cometa abuso de las relaciones personales existentes entre víctima y defraudador, o aproveche éste su credibilidad empresarial o profesional.

Si concurrieran las circunstancias 6ª o 7ª con la 1ª del número anterior se impondrán las penas de prisión de cuatro a ocho años y multa de doce a veinticuatro meses.

En el artículo 251 se regulan las llamadas estafas impropias que son la disposición indebida de bienes inmuebles,  disposición de bienes muebles e inmuebles ocultando las cargas, la venta o gravamen de un bien después de haberlo vendido a otra persona y el otorgamiento de contratos simulados. El citado artículo establece que:

Será castigado con la pena de prisión de uno a cuatro años:

1°) Quien, atribuyéndose falsamente sobre una cosa mueble o inmueble facultad de disposición de la que carece, por no haberla tenido nunca, bien por haberla ya ejercitado, la enajenare o arrendare a otro, en perjuicio de éste o de tercero.

2″) El que dispusiere de una cosa mueble o inmueble ocultando la existencia de cualquier carga sobre la misma, o el que, habiéndola enajenado como libre, la gravare o enajenare nuevamente antes de la definitiva transmisión al adquirente, en perjuicio de éste, o de un tercero.

3°) El que otorgare en perjuicio de otro un contrato simulado.

DELITO DE ESTAFA (CASO DE ÉXITO)

Tras una grandilocuente actividad por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado; la denominada “Operación Cletus” todos los investigados que eran clientes nuestros, resultaron absueltos, como más gusta: antes de llegar a juicio tan siquiera, gracias a la correcta alegación en tiempo y forma del art. 324 LECrim,  así el Juez de Instrucción estableció:

ÚNICO.- De lo actuado no aparece debidamente justificada la perpetración del delito que ha dado motivo a la formación de la causa, por lo que procede decretar el sobreseimiento provisional de las actuaciones de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 641-1º y, en su caso, en el artículo 779.1.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Las presentes diligencias se incoaron en este juzgado mediante Auto de 30 de octubre de 2017 (aunque se incoaron con anterioridad por el Juzgado de primera instancia e instrucción nº 5 de Segovia), y hasta la fecha en que expiró el plazo previsto en el art. 324 LECrim – el 30 de abril de 2018 – no se acordó la práctica de ninguna diligencia de investigación distinta de la mera toma de declaración de siete investigados y veintiún perjudicados. No ha sido posible para este instructor, por tanto, acordar la práctica de ninguna diligencia de investigación, y con las hasta ahora practicadas debe adoptarse una decisión.

Con tan escasos elementos es sumamente complejo apreciar la existencia de indicios suficientes para acordar la continuación del procedimiento.

Los hechos investigados resultan en apariencia sencilla: los investigados podrían adquirir vehículos en la República de Francia a fin de importarlos y venderlos en España, pasándose la oportuna inspección de ITV en la estación de la localidad de Maqueda; es en el momento de llevarse a cabo la compraventa cuando se habrían falsificado las facturas de compraventa a particulares de los vehículos, consistiendo esa falsificación en duplicado de otras facturas de compra de los mismos vehículos pero con distinto comprador, todo ello con la finalidad de evitar el pago del ITPAJD, perjudicándose a los compradores finales, que sí abonaron un porcentaje del precio acordado a fin de abonar este impuesto.

Estos hechos, que admiten una mayor precisión pero que ahora pueden describirse de forma tan sencilla, no pueden ser indiciariamente acreditados a través de simples declaraciones; no puede contrastarse la falsedad de ningún documento con el simple examen del mismo y, lo que es más importante, no puede precisarse con tan escasa información cuál de los investigados llevó a cabo la falsificación.

Por su parte, y con tan escasos elementos, las declaraciones de los investigados sí resultaron coherentes y dignas de un mínimo crédito, apreciando este instructor como mucho una finalidad elusoria del pago de un impuesto.

Por su parte, no es posible determinar qué participación habría tenido en los hechos el tal Anton Costin referido por los investigados.

Tampoco resulta posible deslindar e individualizar la responsabilidad en que cada uno de los investigados pudiera haber incurrido (¿quién llevaba a cabo la falsificación, la gestoría, los primeros compradores o existía un acuerdo previo entre todos?).

En conclusión, los indicios existentes impiden de manera radical que el procedimiento continúe como procedimiento abreviado, puesto que existen solamente sospechas no respaldadas por diligencias de investigación, no siendo posible adoptar una decisión distinta de la de sobreseimiento provisional de la causa.

Y ello sin que sea necesario agotar la práctica de las declaraciones de perjudicados acordadas, porque estos perjudicados no pueden aportar más información que la ya obrante en los autos.

PARTE DISPOSITIVA

SE DECRETA EL SOBRESEIMIENTO PROVISIONAL DE LA PRESENTE CAUSA,

procediéndose al archivo de estas actuaciones. Notifíquese, en su caso, la presente resolución por el Letrado de la Administración de Justicia a quienes pudiera causar perjuicio, aunque no se hayan mostrado parte en la presente causa.

Conforme se establece en el art 636 de la L.E.Criminal, comuníquese este auto, en su caso, a las víctimas del delito, en la dirección de correo electrónico y, en su defecto, por correo ordinario a la dirección postal o domicilio que hubieran designado en la solicitud prevista en el artículo 5.1.m) de la Ley 4/2015 del Estatuto de la Víctima del delito, y podrán recurrirlo dentro del plazo de veinte días aunque no se hubieran mostrado como parte en la causa.

VER: Simulación de accidente

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars(7votaciones: promedio alcanzado: 4,00 de un máximo de 5)
Cargando…
Aviso legal|Política de Cockies|mapa del sitio|linkedin
VISTO EN:
La Sexta Telemadrid y rtrve europa press
abogado garantizado
LLAME YA 📞
1
Hola 👋
¿Es que podemos ayudarte?
Powered by