Delito Leve

DELITO LEVE

Podría pensarse en un principio que con la reforma del Código Penal se han suprimido las Faltas, sin embargo lo

que en realidad ha sucedido es que se les ha cambiado de nombre a delitos leves, si bien es cierto que se han suprimido unas pocas como las que nacían como consecuencia de los incumplimientos de los deberes familiares como el régimen de visitas establecido.

abogado penalista para delitos leves

También se ha despenalizado la falta de injurias leves entre particulares cuando no se trate de injurias en el ámbito familiar.
También quedan suprimidas las imprudencias leves con resultado de lesiones.

LOS DELITOS LEVES REPARTIDOS POR EL CÓDIGO PENAL

El resto de las faltas se han esparcido por todo el Código penal con el nombre de delitos leves.

Así las antiguas faltas contra el patrimonio se convierten; la falta de hurto se convierte en delito leve de hurto o la falta de apropiación indebida se convierte en delito leve de apropiación indebida.

Las amenazas leves se transforman en delito de leve de amenazas y las coacciones leves se transforman en delito leve de coacciones.

Las faltas a agente de la autoridad se han despenalizado unas; como la desobediencia leve y continúan en nuestro Código Penal la amenaza y el insulto al agente de la autoridad.

COMO ES EL JUICIO POR DELITO LEVE

Los delitos leves se enjuician por el procedimiento del antiguo  juicio de faltas al pasar a ser los delitos leves las infracciones o contravenciones pe­nales de naturaleza menor,  y que con categoría inferior al delito.

delito leve de amenazas El juicio por delitos leves  es público, en principio, y difícilmente cabe la aplicación práctica de los supuestos legales (artículos 680 a 682 de la Ley de Enjuiciamiento Cri­minal) para su celebración a puerta cerrada.

Se rige por las peculiaridades que se describen en el artículo 969 Ley de Enjuiciamiento Criminal, y con carácter supletorio, en lo que le sea aplicable como dice este mismo precepto, por las prescripciones para la vista oral del Sumario, (artícu­los 666 a 749 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal)

A esta regulación legal se añade una interpretación constitucional de sus pre­ceptos, y por eso rigen también los principios del proceso debido (o con todas las garantías) en lo que le sea predicable, y en especial, los de oralidad, concentración, inmediación, publicidad, contradicción, defensa y acusatorio.

CUESTIONES PREVIAS EN LOS JUICIOS POR DELITO LEVE

Como quiera que las cuestiones previas o artículos de previo pronunciamiento afectan a presupuestos procesales, que de concurrir, harían inviable la celebra­ción de la vista oral, por razones de economía procesal si no se han hecho valer antes del juicio,es el momento para hacerlas valer.

Se recogen en el artículo 666 de la Ley ie Enjuiciamiento Criminal, y son:

  • La declinatoria de jurisdicción. Por estimarse el Juzgado fallador sin el presupuesto de jurisdicción de los Juzgados españoles, o por carecer de competencia penal genérica, por no tener competencia objetiva en razón de la persona (al ser aforado el de­nunciado), no tener competencia fun­cional (por ejemplo: ser el Juzgado de Violencia sobre la Mujer diferente al del domicilio de la víctima), o carecer de competencia territorial, al haber ocurrido los hechos ante el Juzgado de  Instrucción en otro partido judicial.
  • La cosa juzgada, que incluye la propiamente tal, porque los mismos he­chos contra idénticos autores ya han sido enjuiciados antes en ese u otro Juzgado, y la litispendencia, porque los mismos hechos contra idénticos autores, se están igualmente enjui­ciando en ese u otro Juzgado.

La amnistía y el indulto, impropias ya de las causas por delito, y la falta de autorización administrativa para actuar contra un funcionario, que debe entenderse subsistente (artículo 6 de la Ley Orgánica del Poder Judi­cial) sólo para el caso de falta de suplicatorio del parlamentario.

La aceptación por el Juez de las cuestiones previas evita que se dicte sentencia (artículo 144 Ley de Enjuiciamiento Criminal) y obliga a este a dictar el oportuno auto [artículo 245. l.b) Ley Orgánica del Poder Judicial] en el que se indicará efecto de inhibición, archivo, o, en caso nulidad.

SUSPENSIÓN DEL JUICIO POR DELITO LEVE

El juicio oral por delito leve puede suspenderse (artículo 746 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal) porque:
el Juez tenga que resolver alguna cuestión incidental que por cualquier causa fundada no pueda decidirse en el acto (por ejemplo: alguna de las aludidas cuestiones previas).

Que el Juez tenga que practicar alguna diligencia fuera del lugar de las sesiones y no pueda hacerlo en el tiempo intermedio entre una y otra sesión (por ejemplo: la pericial de sanidad unas lesiones siempre que sirvan para determinarla tipificación, porque si es a efectos de fijar la responsabilidad civil, se debe dejar para ejecución sentencia, ex artículo 974.2 de la L de Enjuiciamiento Criminal).

delito leve de hurto

No comparezcan los testigos de cargo o de descargo ofrecidos por las partes y el Juez considere necesaria la declaración de los mismos.

La jurispruden­cia extiende esta causa de suspensión a la incomparecencia de perito, pú­blico o de parte, que incomparecido, también sea imprescindible oír, por­que por ejemplo, a diferencia de lo que ocurre con los testigos, que son insustituibles, conozca todos los an­tecedentes que ignoren los demás pe­ritos posibles (Sentencia Tribunal Constitucional 15 noviembre 1991 y 29 abril 1992).

En este tercer supues­to, la Ley de Enjuiciamiento Criminal permite continuar el resto del juicio hasta el momento de dejar pendiente su continuación tan sólo para oírle, dejando también para la siguiente sesión el trámite de conclusiones.

ENFERMEDAD DEL ABOGADO

El Juez, Ministerio Fiscal, o Defensor (aquí cabe el Abogado, tanto acusador como defensor, como el Procurador a que se refiere por hacer sus funciones el artículo 970 in fine Ley de Enjuicia­miento Criminal) enfermare repenti­namente hasta el punto de estar imposibilitado de intervenir en el jui­cio, ni pueda ser reemplazado, espe­cialmente, para no causar grave in­conveniente a los intereses del defendido.

No debe recogerse en esta causa, dada la sencillez de los juicios por falta, la enfermedad conocida o prolongada, y así, como debe procu­rarse la sustitución del Juez o Ministe­rio Fiscal enfermo prolongado, debe procurarse la del Letrado, si ello no merma la singularidad de lo enjuicia­do, ni afecta en sí al derecho de de­fensa.

SI EL ABOGADO TIENE OTRO JUICIO EL MISMO DIA

Se añade a esta causa, la recogida en el artículo 188.6 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, de tener el Abogado (de cualquiera de las partes) dos señalamientos de vista para el mismo día en distintos tribunales, justificados documentalmente resultando imposible, por el horario fijado, su asistencia a ambos, intentado ei alguno de ellos un nuevo señalamiento que evitara la coincidencia.

Este precepto deroga el usus fori por el cual antes de la entrada en vigor de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 7 de enero de 2000 se entendía que la causa penal era preferente a las de otra jurisdicción, y dentro de ella la superior, preferible a la inferior, ya que el citado artículo se cuida de señalar que sólo tiene preferencia la vista relativa a causa criminal con preso y, en defecto de esta actuación, la de señalamiento más antiguo, y si los dos señalamientos fuesen de la misma fecha, se suspenderá la vista correspondiente a procedimiento más moderno.

Ahora bien, para que proceda esta causa de suspensión, quien la alegue y pruebe, ha de hacerla valer dentro de los tres días siguientes a la notificación del señalamiento que se reciba en segundo lugar.

Si el Abogado no pudiere acudir al juicio oral por causa justificada no dilatoria, pero sí su defendido, procederá igualmente la suspensión, salvo que la parte renuncie al Letrado, pues no haciéndolo se causaría indefensión (Sentencia Tribunal Constitucional 17 julio 1989 y 30 noviem­bre 1992) dado el carácter dual (autotutela -defensa técnica) de la defensa libremente ejercida.

SI NO ACUDE EL DENUNCIA AL JUICIO

La incomparecencia voluntaria no justificada del denunciado, dados los dos ámbitos del carácter dual que tiene la defensa, no impide la participación de] Abogado de la misma en atención de sus intereses en la vista oral (Sentencia Audiencia Provincial, 23ª Madrid, julio 2004).

SI NO ACUDE AL JUICIO EL DENUNCIANTE

Por el contrario, la sola participación del Abogado del denunciante, sin su comparecencia, precisa de apoderamiento especial apud acta o por escritura nota­rial, y aún así no le da a su declaración carácter probatorio.

La petición de Abogado de oficio, de por sí, no es causa de suspensión del juicio de delito leve.

Según la jurisprudencia consti­tucional (referida  a los antiguos juicios de faltas), es preciso que su no nombramiento cause efectiva indefensión, y esta no se haya provocado por la propia falta de diligencia (Sentencia Tribunal Consti­tucional 27 mayo 1996, 29 noviembre 1985, 22 abril 1987,7 junio 1994 y 26 marzo 1996).

Así mientras en la Sentencia Tribunal Constitucional 27 octubre 1998 optó por la suspensión en un supuesto en que el Juzgado pidió al Colegio de Aboga­dos Letrado de oficio, a cuyo nombra­miento y asistencia no se esperó el día de la vista.

La Sentencia Tribunal Constitucio­nal 25 noviembre 2002 no lo suspendió en otro en que se dilató tomar esa decisión a lo que hiciera su contraparte en el día del juicio, ni la Sentencia Tribunal Constitucional 29 febrero 2001 tampoco en un supuesto en que el denunciado pidió Abogado en el mismo día de la vista, cuando estaba advertido de que podía ir asistido de Abogado, por ser la asistencia técnica en el juicio de faltas potestativa y, caso contrario, provocarse dilaciones indebidas en las expectativas de la contraparte (Sentencia Tribunal Constitucional 30 no­viembre 1992), razón que apreció la Sen­tencia Audiencia Provincial 2ª, Cáceres 13 octubre 2004, en un supuesto en que un Abogado en calidad de denunciado solici­tó asistencia de Letrado de oficio.

SI EL ABOGADO LLEGA TARDE AL JUICIO

El hecho de que el Abogado llegue tar­de al acto de la vista del juicio oral, no anula lo practicado en su ausencia, pues se trata de negligencia propia auto impu­table (Sentencia Tribunal Constitucional 11 febrero 1997).

SI EL DENUNCIANTE ENFERMA

El denunciado enferme repentina­mente, hasta el extremo de que no pueda estar presente en el juicio. La realidad de la enfermedad repentina puede verificarse por medio de los oportunos informes médicos (el fo­rense, por ejemplo)

La mera enfermedad conocida del de­nunciado, sin su irrupción sorpresiva, no es causa de por sí de suspensión (artículo 746 último párrafo Ley de Enjuiciamiento Criminal) máxime cuando por conocida, podría dar lu­gar a la defensa por escrito o a través de letrado, como permite el artículo 970 Ley de Enjuiciamiento Criminal para el denunciado sano que vive fue­ra de la demarcación del partido judi­cial.

Que la ley, por el contrario, no prevea nada acerca de la enfermedad del de­nunciante, se solventa entendiendo que generalmente es testigo, y puede pedirse la suspensión del juicio ante la necesidad de su testimonio, como acabamos de señalar más arriba.

Que aparezcan revelaciones o retractaciones inesperadas que produzcan al­teraciones sustanciales en el juicio, haciendo necesarios nuevos elemen­tos de prueba o alguna sumaria ins­trucción suplementaria.

Aparte de las graves que obligarían a la paralización del juicio en caso de delito, dada la levedad de las causas por delito leve.

Se incluirían aquí las que obligasen a la práctica de prueba imprescindible, de no posible aporta­ción por la parte, que ni siquiera haya sido convocada de oficio y que a veces la no existencia de fase preliminar in­vestigadora en el juicio de delito leve, dilata hasta este momento.

RECURSOS CONTRA SENTENCIA POR DELITO LEVE

Cabe recurso de Apelación, pero posteriormente no se podrá recurrir en casación la decisión d ela Audiencia Provincial.

En virtud de lo establecido por el Tribunal Supremo Sala de lo Penal Gabinete Técnico  en su  Acuerdo del Pleno No Jurisdiccional de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de 9 de junio de dos mil dieciséis

ASUNTO:

  SEGUNDO: Posibilidad de recurso de casación contra sentencias recaídas en procesos de delitos leves. ACUERDO: El art. 847 b) Lecrim debe ser interpretado en relación con los arts. 792 4º y 977, que establecen respectivamente los recursos prevenidos para las sentencias dictadas en apelación respecto de delitos menos graves y respecto de los delitos leves (antiguas faltas). Mientras el art. 792 establece que contra la sentencia de apelación corresponde el recurso de casación previsto en el art. 847, en el art. 977 se establece taxativamente que contra la sentencia de segunda instancia no procede recurso alguno. En consecuencia el recurso de casación no se extiende a las sentencias de apelación dictadas en el procedimiento por delitos leves.

DELITO LEVE ANTECEDENTES PENALES

¿Los delitos leves, generan antecedentes penales? la respuesta es afirmativa.

Al contario de lo que ocurría con las faltas, las sentencias condenatorias por un deliuto leve trae como causa un antecedente penal.

CUANDO SE BORRAN LOS ANTECEDENTES POR DELITO LEVE.

Los antecedentes penales por delito leve se pueden eliminar a los seis meses de cumplida la pena impuesta.

Esto es, si se nos impone una pena de dos, meses, debemos cancelar los antecedentes penales, cuando cumplamos la pena (dos meses) y el plazo para su cancelación (seis meses) lo que da un total de ocho meses.

LOS DELITOS LEVES MÁS COMUNES

Se trata de los siguientes: Delito leve de hurto (el valor d elo hurtado ha de ser inferior a 400 €), de lesiones (cuando solo se precisa una intervención sanitaria), de amenazas, delito leve de hurto (cuando el importe es inferior a cuatrocientos euros), de daños (cuando el valor de los daños no alcanza 400) y el delito leve de coacciones.

 

Abogado Penalista Martin

Despacho de abogados penalistas en Madrid

Calle los Madroños, 2, 28400 Collado Villalba, Madrid

2016 © Abogado Penalista Martín|O´Donnell 32 |General Díaz Porlier 14|Calle Málaga,1|Teléfono +34 918287132
VISTO EN:
La Sexta Telemadrid y rtrve europa press
abogado garantizado